El poder del engaño de la mente Un científico, quería probar una teoría. Necesitaba un voluntario que llegase hasta las últimas consecuencias. Por fin lo encontró, era un condenado a muerte que sería ejecutado en la silla eléctrica.

 

El científico le propuso al condenado, lo siguiente: él participaría de un experimento científico que consistía en hacerse un pequeño corte en el pulso, de uno de sus brazos con el propósito de que su sangre fuera extraída gota a gota y lentamente hasta la última gota. Le explicó que tenía mínimas probabilidades de sobrevivir, pero que de todas formas, su muerte sería sin sufrimiento, ni dolor; ni siquiera se daría cuenta por el proceso del desangrado.

El condenado aceptó, porque morir de esta manera, sería preferible a morir en la silla eléctrica.

Luego al condenado lo colocaron en una camilla y ataron su cuerpo para que no pudiera moverse. Ni ver su proceso de desangrado y  continuación le hicieron un pequeño corte en la muñeca de uno de sus brazos y colocaron debajo de este una pequeña vasija de aluminio.

 

Así procedieron hacerle un corte fue superficial, sólo sus primeras capas de piel, pero fue lo suficiente para que él creyera que realmente si le habían cortado las venas. Para para realizar este experimento mental, debajo de la cama, fue colocado un frasco o funda de suero con una pequeña válvula que regulaba el paso del líquido, en forma de gotas que caían en la vasija. El condenado, podía oír el goteo y contaba cada gota de lo que creía era su sangre.

El científico, sin que el condenado lo viera, iba cerrando la válvula, para que el goteo disminuyera, con la intención de que pensara que su sangre se iba terminando.

Con el pasar de los minutos su semblante fue perdiendo color, su ritmo cardíaco se aceleraba y le hacía perder aire a sus pulmones. Cuando la desesperación llego a su punto máximo, el científico cerró por completo la válvula y entonces el condenado tuvo un paro cardíaco y murió.

 

El científico consiguió probar que la mente humana cumple estrictamente todo lo que percibe y que el individuo lo acepta, sea positivo o negativo, actuando sobre toda nuestra parte psíquica y orgánica.

Siempre he pensado que la mente no tiene límites cuando se engaña ella misma. Peor aun cuando no entiende las cosas y fabrica lo que puede para entender, como cuando vemos cosas que las tomamos como sobrenaturales pero que en realidad no lo son.

O como cuando te dicen, que tienes corona virus, la gente muere de pura sugestión. Tras verse toda la farsa mediática de los medios televisivos. Sin fuerza de voluntad, para dar batalla.

Hoy se sabe, que las pruebas dan positivos falsos, y negativos errados.

Hoy se sabe, que en realidad no hay peligro de muerte a menos que tengas tu sistema inmune comprometido.

Así que cuidado con la mente y sobre en quienes ponemos nuestra fe.

 

SALMO 91.- BIBLIA LATINOAMERICANA

 

"1.Tú que habitas al amparo del Altísimo y resides a la sombra del Omnipotente, 2.dile al Señor: "Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien yo pongo mi confianza". 3. Él te librará del lazo del cazador y del azote de la desgracia; 4.te cubrirá con sus plumas y hallarás bajo sus alas un refugio. 5. No temerás los miedos de la noche ni la flecha disparada de día, 6.ni la peste que avanza en las tinieblas, ni la plaga que azota a pleno sol. 7. Aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil, a tu derecha, tú estarás fuera de peligro: su lealtad será tu escudo y armadura. 8. Basta que mires con tus ojos y verás cómo se le paga al impío. 9. Pero tú dices: "Mi amparo es el Señor", tú has hecho del Altísimo tu asilo. 10. La desgracia no te alcanzará ni la plaga se acercará a tu tienda: 11.pues a los ángeles les ha ordenado que te escolten en todos tus caminos. 12. En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra; 13.andarás sobre víboras y leones y pisarás cachorros y dragones. 14."Pues a mí se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues mi Nombre conoció. 15. Si me invoca, yo le responderé, y en la angustia estaré junto a él, lo salvaré, le rendiré honores. 16. Alargaré sus días como lo desea y haré que pueda ver mi salvación"."

¡Hola a todos! Quienes han llegado a esta página les pedimos hacer oraciones por las valiosas vidas que han dejado la existencia terrenal a causa de la pandemia del covid-19 especialmente y también por lo que están enfermos de esta mortal enfermedad, por su recuperación pronta y fe en nuestras familias ya que dios siempre no proveerá de mejor bienestar y salud...🙏🏼🙏🏼🙏🏼.

 

Señor ten piedad de nosotros.

Te pedimos que protejas a cada médico, enfermera, guardia, intendente, paramédico y colaborador de cada consultorio y hospital. 🙏 y de sus familias.

 

Padre, que sea tu con tu divina misericordia regálale un día con oxígeno a cada paciente internado del covid-19 y un descanso a cada familiar, que nos des fe y Esperanza. 🙏🏼para toda la humanidad, que seguimos aquí, ten piedad de tus hijos en la tierra padre amado.

Siempre estamos Agradeciendo de tu misericordia.

 

*Gracias porque en casa tenemos a nuestra FAMILIA, un techo, comida en la mesa y fe en ti, por el regalo de vida que aún nos sigues dando Padre, 🙏 de tu mano siempre estaremos.

 

*Te suplicamos piedad para todo aquel padre o madre de familia que sale en busca del sustento, diario, no permitas que más niños queden sin padres. Y si sus padres ya han sido llamados en tu presencia señor que siempre encuentren consuelos y protegidos de personas bondadosas que puedas poner en sus caminos. Señor, cuídanos de todo mal.🙏 por tu divina misericordia.

 

*Por los que partieron y por sus familias. ¡Te lo pedimos en el nombre de tu hijo amado Jesús, Amén! 🙏🏼.

 

RECEMOS COMO NUESTRO HERMANO JESUCRISTO NO ENSEÑO

 

Padre nuestro que estás en el cielo,

Santificado sea tu nombre.

Venga a nosotros tu reino.

Hágase tu voluntad,

en la tierra como en el cielo.

 

Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en la tentación

y líbranos del mal...

 

porque tuyo es el Reino,

tuyo el Poder y la Gloria,

por siempre, Señor Jesús,

hoy y siempre, por los siglos de los siglos!!!

Amén.